Ir a la Navegación Ir al Contenido

VI.- Miles Hilton-Barber. Entereza y buen ánimo

El británico Miles Hilton-Barber empezó a perder visión a la edad de 21 años por causa de una enfermedad genética, y en sólo nueve años se quedó completamente ciego.

Para afrontar esta dura circunstancia, Hilton-Barber decidió convertir su historia de vida en un ejemplo de superación, de modo que su experiencia sirviera a otras personas con discapacidades para afrontar con entereza y buen ánimo las dificultades con las que se miden a diario los integrantes de dichos colectivos. El principal ámbito desde el que Miles ha desarrollado esta labor ejemplar –en ocasiones imbricada con la recaudación de fondos para diferentes causas benéficas– es el de los deportes de aventura, un terreno tradicionalmente difícil para cualquier persona.

La primera sinergia entre la aventura y el impulso a la inserción social de las personas con discapacidades se produjo en 1999, cuando, a sus cincuenta y cuatro años de edad, MIles Hilton-Barber completó con éxito la más dura de las rutas a pie del calendario internacional: una travesía de 240 kilómetros a través del desierto del Sáhara a temperaturas de hasta 48 grados centígrados.

Sólo un año después, el británico acometió un reto aún mayor en compañía de su inseparable guía y amigo Jonathan Cook, y se convirtió en la primera persona invidente en alcanzar una altura de 5.334 metros en su ascenso al Kilimanjaro, la montaña más alta de África 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información