Ir a la Navegación Ir al Contenido

VII.- Team Hoyt. Gana el hijo, gana el padre

30/09/2010

El nacimiento de Rick Hoyt en 1962 se vio marcado fatalmente por las complicaciones con el cordón umbilical durante su parto, que asfixió parcialmente al recién nacido y le causo una parálisis cerebral.
Este contratiempo marcaría para siempre las vidas de Rick y de sus padres, Dick y Judy, pero la
familia Hoyt no se dejó vencer por la desesperación y convirtió la historia de su primer vástago en un ejemplo de superación altamente inspirador. 

Si bien en la actualidad la percepción social y el tratamiento de la discapacidad favorece el desarrollo de la persona por encima de los impedimentos a los cuales ha de hacer frente, en la década de 1960 el estamento médico ofreció a los Hoyt escasas esperanzas sobre el futuro desarrollo de Rick, paralizado casi por completo e incapaz de articular palabra desde su nacimiento. Sin embargo, el matrimonio se propuso criar a su hijo de la forma más normal posible, y en 1972 dieron un paso decisivo para la inclusión de Rick con la compra de un costoso ordenador que le permitió hablar utilizando un sistema informático capaz de convertir en letras los movimientos de su cabeza.

DICK HOYT -ex militar- se propuso ayudar a su hijo a sobreponerse a las duras condiciones impartidas por su discapacidad, animándolo y acompañándolo en su participación en diversas pruebas de fondo y resistencia.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información